Ads Top

Vacío legal en el uso de tarjetas suma quejas de consumidores


Existen comercios donde el sobrecargo por los pagos con los plásticos son excesivos. No hay una normativa que lo impida y el comprador no tiene a quién denunciar el abuso.

La compra con tarjetas de crédito y débito es una de las actividades con mayor crecimiento en el rubro comercial. Sin embargo, no hay una reglamentación que regule a los comerciantes, y por esta razón los consumidores están a merced de sus exigencias. A pesar de las quejas por las diferencias en los montos para aceptar el pago con los plásticos, ese vacío legal impide que las autoridades puedan hacer algo para nivelar esa situación de clara desventaja.

"El tema de la venta con tarjetas es algo muy personal. Al no haber una regulación que ponga las condiciones generales para esta clase de operaciones, cada comerciante es libre de imponerlas por su cuenta. Incluso, si no quiere aceptar el pago con tarjetas, es libre de no hacerlo", explicó el reconocido empresario, Enrique Collantes.

Según comentó: "Es cada comerciante el que decide cómo aceptar el pago". "Hay algunos que van a decir que la compra mínima con débito, debe ser superior a 50, 100 o 500 pesos, y no está faltando a la Ley, por más que el comprador se sienta molesto. Está en desventaja, es cierto, pero al no haber una normativa que impida que eso ocurra, las opciones son aceptar o ir a otro negocio", agregó.

Collantes fue consultado justamente por la cantidad de quejas que se suman a diario respecto a lo que para la mayoría de los compradores es un "abuso". En efecto, el peso de las tarjetas de débito, equivale al del efectivo, pero algunos comerciantes imponen montos mínimos de compra. Y en el caso de las de crédito, son cosa frecuente los recargos para las compras, aunque se pague en una cuota.

"Hacen pequeños aumentos que pueden ir del 5 al 30 por ciento en algunos casos para la compra en cuotas. Pero a pesar del malestar, sigue siendo algo que no está fuera de la Ley, precisamente porque no hay una ley que lo impida", completó el titular de la asociación que nuclea a los comerciantes.

De momento, lo que queda al consumidor es la elección, entre el efectivo o los plásticos con recargos o sin ellos, si tiene suerte.
Con la tecnología de Blogger.