Ads Top

El actor que durmió en una plaza para preparar un papel

La aparición de Nicolás Furtado en roles importantes en Educando a Nina(Telefe) y El Marginal (TV Pública Nacional) fue un golpe de aire fresco
a la pantalla chica. El uruguayo se entregó por completo para interpretar a El Bicho en la ficción protagonizada por Griselda Siciliani y a Diosito en el unitario del canal estatal. Incluso llegó a pasar la noche en una plaza para armar sus personajes.
Para el casting de El Marginal, el actor de 28 se rapó y se puso una prótesis dental que modifica su boca. La misma que usa en la ficción. Eso no fue lo único que hizo para conseguir su lugar en el elenco liderado por Juan Minujín: "El día anterior al casting dormí en una plaza, con unos cartones para poder meterme en ese lugar con esa energía. Yo tengo que sentir, uno se puede imaginar las cosas, pero los verdaderos sentimientos te los dan las vivencias". Según contó en una entrevista con Clarín, no fue lo único que hizo Furtado para interpretar a Diosito, el preso adicto a las drogas y que juega un papel importante en el control de la cárcel: "Me metí en la Villa 31. Entré por unos de los pasillos que están pegados a Retiro. Fui caracterizado como el personaje. Me compré un churro y entré comiéndolo. Habré estado unas dos horas o capaz fueron menos, pero me pareció mucho. Sobre todo cuando empecé a hablar con gente de ahí que al principio me pareció amigable y después ya no tanto. Se me complicó un poco salir, me relacioné con gente que manejaba el tema de las drogas".


Su papel en Educando a Nina estuvo marcado por la polémica en los primeros capítulos. El Bicho es un cantante de cuarteto nacido en Córdoba que aspira a convertirse en estrella. Para eso él y varios de sus compañeros tuvieron que imitar la característica tonada cordobesa. Eso no gustó mucho a los habitantes de la provincia mediterránea. ¿Cómo reaccionó frente a las críticas? "Opté por responder en las redes sociales que es adonde me llegaban las críticas. Me pareció normal que hubiera críticas. Tal vez si yo escuchara un cordobés haciendo de uruguayo también me parecería raro, pero no sé si me enojaría". Además, contó cómo se prepararon para lograr ese aspecto de su rol: "Fue complicado. Teníamos un coach que iba todos los días a nuestras casas para practicar el acento. Ahora llego al camarín, me pongo la ropa del personaje y cuando empezamos a pasar las escenas nos va saliendo la tonada".



Con la tecnología de Blogger.