Ads Top

Ecologistas de la región en alerta ante la posible instalación de una pastera en Corrientes

Movimientos ecologistas de la región, estarían en alerta ante la posible reactivación del tema e instalación de una pastera en nuestra provincia, después que alguna fuente cercana a la rosadita correntina dejara trascender que “ahora sí”, el gobernador Horacio Ricardo Colombi, ante de despedirse el año que viene, dejará en funcionamiento una pastera que podría instalarse en pleno polo forestal entre Ituzaingó y Villa Olivari, sin descartar la proximidad de Itá Ibaté, otra zona ampliamente conocida por su riqueza arbórea.

En todo momento, tanto chaqueños, como goyanos y santafesinos, defensores de la naturaleza, especialmente de los recursos hídricos, manifestaron su preocupación en caso que esto se lleve adelante, teniendo en cuenta su ubicación aguas abajo del Río Paraná. De concretarse en los lugares apuntados, la variación del ecosistema sería irreversible alrededor de 100 kilómetros de la fábrica y las derivaciones impredecibles mucho más allá.

La idea la reflotó Ricardo Colombi hace más de cinco años, con anuncio oficial y todo, dando cuenta que la pastera correntina se estaría ubicando entre Ituzaingó y Villa Olivari. En el año 2010, el gobernador anunció que hay interesados en construir una planta de celulosa que estaría ubicada entre esas localidades, sobre la costa del Río Paraná, aguas abajo de la represa de Yacyretá.

El anuncio lo hizo desde la ciudad santafesina de Reconquista, donde consideró que “una pastera no es un tema de vida o muerte, en el caso de Corrientes somos favorables a la instalación, hoy hay una tecnología muy avanzada, así que si las cosas se hacen bien Corrientes no tiene ningún problema para que se instale una pastera”.

La provincia tiene miles de hectáreas de bosques implantados, pero el nivel de industrialización todavía no llegó a su máximo. Este pico sería alcanzado con una la planta de celulosa, sin embargo este tipo de emprendimiento es fuertemente cuestionado por los organismos ambientalistas.

Como se sabe, es muy fuerte la resistencia ciudadana a la instalación de una pastera, tanto en territorio nacional como en la frontera de países vecinos y, por ello, son habituales los cortes de ruta por tiempo indeterminado, involucrando incluso al gobierno nacional para que cierren las fronteras.

Algo similar podría ocurrirle a Corrientes, donde los ambientalistas, amén de una campaña de concientización en contra, podrían realmente “aislar” a la provincia en su proclama por un medio ambiente limpio. Sobre todo teniendo en cuenta que existen vecinos bastante cerrados en sus principios ambientalistas, como Santa Fe y Entre Ríos. En especial este último desde que naciera el proyecto que terminó con una planta celulosa frente a Gualeguaychú, en la uruguaya Fray Bentos.

Los asambleístas critican a los gobiernos pro-pasteras sosteniendo que “los acontecimientos nos van demostrado que no estábamos equivocados” e incluso la postura de algunos gobernadores “en lugar de una causa nacional o provincial, se transforman en una vergüenza nacional”.

Entre los puntos críticos, destacan que el plan de vigilancia de las fábricas no está claramente definido, por lo que no se conoce la posible contaminación si esta situación se puede corregir en el futuro. Y han sentido la necesidad de un estudio profundo sobre el daño irreversible al ecosistema alrededor de 60 a 100 km de la instalación fabril de estas características.
Con la tecnología de Blogger.