Ads Top

Se agrava la situación de Lesieux

La Justicia investiga, además de las obras cobradas y no realizadas, un retiro de $ 45 millones de la sucursal Mercedes del Banco Nación entre 2014 y 2015. La falta de pago a los empleados genera rumores de toma de la Municipalidad.

Perugorría es un polvorín. No solo está en la palestra por las denuncias de corrupción con la obra pública nacional e irregularidades en el movimiento de los fondos que llegaban a sus arcas, sino que atraviesa una difícil situación económica financiera. El retraso salarial hace que la tropa de la intendenta ultracamuista Angelina Lesieux comience a acuartelársele y sobrevuele el rumor de tomar el edificio municipal si es que no se agiliza el pago.

Asimismo, la causa que lleva adelante Laura Alonso trascendió ayer los límites del pequeño poblado correntino para convertirse en un tema de la opinión pública nacional, luego de la publicación del diario porteño Clarín sobre una investigación que lleva adelante la Oficina Anticorrupción para conocer cuál fue el destino de los fondos ingresados a las cuentas de la Municipalidad por la gestión de la jefa comunal kirchnerista, alineada a la facción del senador nacional Carlos Mauricio Camau Espínola. El escándalo podría salpicar al exintendente de la Capital, ya que se presume que Perugorría fue la comuna elegida por donde habrían llegado los fondos en concepto de obra pública, para solventar los gastos de campaña del Frente para la Victoria (FPV). De hecho Camau era quien se presentaba como el gestor de la obra pública en las comunas correntinas alineadas al kirchnerismo, que respondían a sus mandos, cuando se presentaba como el hombre fuerte de Cristina Fernández de Kirchner en Corrientes.

Hoy, el sector liderado por el exwindsurfista reniega de su jugadora y trata por todos los medios de despegarse de ella. Así como Goya es su centro de operaciones de la mano del intendente Gerardo Bassi, Perugorría habría sido el lugar por donde se habría conseguido la plata para la campaña.

El lunes fueron citados a declarar por esta causa los concejales Dolores Lolo Ayala y Gonzalo Gómez, a quienes se les preguntó si tenían conocimiento respecto del retiro de 45 millones de pesos de la sucursal del Banco Nación de Mercedes. La información que manejan en el Juzgado de Curuzú Cuatiá es que esto se habría producido entre 2014 y el 2015. Ahora buscan determinar adónde fueron a parar esos millones, ya que no se vieron reflejados en mejoras de la ciudad.

Se investiga la comisión de delitos de corrupción en la ejecución y control de obras públicas, por un lado. Esa es la denuncia presentada por la diputada nacional Margarita Stolbizer, a partir de los datos aportados por los concejales de la oposición y la causa se tramita en el fuero federal. Asimismo, la existencia de elementos que tornan sospechoso el manejo de fondos por parte de la Municipalidad con los fondos públicos es una investigación iniciada por la Oficina Anticorrupción (OA), a cargo de la macrista Laura Alonso, que se tramita en el fuero judicial provincial.

La República había adelantado en ediciones anteriores todas estas cuestiones de las que esta semana se hizo eco la prensa de alcance nacional, que encuentra en Perugorría una conexión directa con la investigación que se le sigue al exsecretario de Obras Públicas José Bolsero López, quien sería la mano derecha del exsuperministro kirchnerista Julio De Vido. El modus operandi para desviar fondos supuestamente destinados a obras públicas, se replicó en otras provincias del país, como también se cree en otras localidades correntinas de corte kirchnerista-justicialista.

La falta de correspondencia entre las constancias documentales y la realidad es elocuente. Un empleado municipal que aparece presentando una factura por más de 5 millones de pesos, que a su vez es titular de una cooperativa que tiene domicilio real en la propia Municipalidad de Perugorría estaría evidenciando una ingeniería poco inteligente de Lesieux y su grupo de asesores, para beneficiar a los amigos de la gestión o a la mismos miembros de la gestión en lo personal, algo que está prohibido y penado por la ley.

Lesieux siente la respiración de la Justicia en la nuca y se desespera como desesperan quienes son conscientes de sus actos y están muy cerca de ser descubiertos.

Acorralada, metió mano en los fondos corrientes de la Comuna, buscando maquillar la situación de las obras fantasmas, desfinanciando al Municipio y generando el retraso salarial de los trabajadores. Asimismo, libró cheques diferidos hasta el año entrante, a los cuales no se les ha nominado nombre de portador. Si se confirma el rumor que sobrevuela por los pasillos del edificio municipal, Lesieux no solo deberá decirle adiós a sus ansias de integrar la lista de legisladores del frente de Camau Espínola, sino también a la posibilidad de ser reelegida.
Con la tecnología de Blogger.