Ads Top

Investigan estafas al PAMI que incluye casos en Corrientes


Avanza una investigación nacional por una serie de estafas a la obra social del PAMI con insulinas que incluye casos en Corrientes. La Unidad Fiscal de Investigaciones investiga una red involucrada en irregularidades en la provisión de medicamentos para pacientes insulinodependientes que permitió millonarias estafas al PAMI en varias provincias, entre ellas –se asegura- Corrientes.

Funcionarios del PAMI, consultorios médicos y farmacias estarían involucrados en una cadena que realizó negocios millonarios en distintas provincias. La operatoria se realizaba con datos de personas fallecidas o que no estaban enfermas.

La justicia federal impulsa a nivel nacional una investigación sobre irregularidades en la provisión de medicamentos para pacientes insulinodependientes obtenidos a través de recetas truchas.

Se intenta determinar si había una organización nacional que coordinaba las adulteraciones.

Las actuaciones judiciales permitieron detectar una maniobra por más de 500.000 pesos en Capital Federal y la zona sur del Gran Buenos Aires, pero que se extendía a otras provincias.

Por tal motivo se determinaron acciones en el interior bonaerense, Corrientes, Córdoba, Mendoza, Santiago del Estero, Misiones, Tucumán y La Rioja.

El titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones, que interviene en delitos cometidos contra el PAMI, Javier Arzubi Calvo, explicó que “la maniobra consiste en falsificar recetas y troqueles de los envases de medicamentos para pacientes con diabetes y pedirle al organismo previsional que pague las prestaciones”.

“Al constatar los datos de las personas que figuran como beneficiarios nos dimos cuenta que muchos de ellos no estaban enfermos o habían muerto”, señaló el fiscal, quien, a fines de 2015, recibió una base de datos con información sobre pacientes diabéticos y al entrecruzar información constató algunas irregularidades, lo que dio inicio a investigaciones en varias provincias del país.

“El proceder es similar en todos los casos: se falsifica un sello médico, se utiliza un carnet falso y con un talonario de PAMI se obtiene la provisión de un medicamento para un paciente diabético”, amplió el funcionario de Justicia.

La denuncia fue presentada en abril del año pasado y detalla un total de 1.133 casos de afiliados al PAMI que pese a haber fallecido registraban consumos por más de 23.000 unidades de insulina, entre 2010 y 2015.

“Estamos hablando de una cadena de falsificación que requería la participación de consultorios médicos, farmacias y también de funcionarios del PAMI”, aseguró Arzubi Calvo.
Con la tecnología de Blogger.