Ads Top

Llega ola de despidos encubiertos a la administración provincial

De acuerdo a fuentes confiables que pidieron la reserva del caso, aseguraron ante nuestro medio  que en la administración pública provincial comenzó una ola de despidos encubiertos, cercano a lo abiertamente admitido. Prueba de ello dieron cuenta los empleados de Vialidad Provincial, Instituto de Vivienda y DPEC, entre otros. Sucede ante una serie de reuniones o comunicaciones directas a los perjudicados por esta ‘ola de despidos’ a quienes se les informó que la obra pública y los trabajos viales están suspendidos hasta nuevo aviso.

A este panorama se sumaría la Dirección de Energía, donde están inmersos en un proceso de ordenamiento para dejar todo listo hacia el camino de la privatización.

Según se admite, en la Dirección Provincial de Vialidad desde el directorio donde se toman estas decisiones, se dispuso la paralización de toda la obra pública (caminos, rutas, accesos, alcantarillados, etc.) por lo menos hasta el mes de diciembre. Seguramente una vez que se decida la contienda presidencial del 27 de octubre y se sepa el trato que le dará a la provincia de Corrientes, la nueva conducción del Poder Ejecutivo Nacional y sus distintos ministerios.

Llegaron a oídos de los administrativos, trabajadores y operados viales que se paralizan inmediatamente todos los trabajos. No hay más horas extras, nada de viáticos o salidas en comisión hacia el interior. Es más a los que contaban con esos pesitos extras derivados de cada salida en comisión, por tratarse mayormente de personal con suficiente antigüedad en el ente de la gran manzana de avenida Tres de Abril, se les habría sugerido que empiecen el trámite jubilatorio.

De la misma manera que se terminaron los contratos, tercerizaciones o asesorías de toda índole.
Y aquel que no esté en condiciones de jubilarse que ‘vaya buscando algún padrino’ (político) para hacer la plancha hasta que le llegue la antigüedad suficiente como para acogerse a ese beneficio.

Casi en el mismo peldaño se ubica el Instituto de Vivienda, donde a la falta de adecuadas condiciones de trabajo y salarios magros, se le suma el mismo panorama e incluso desde las entrañas del INVICO se denuncia una privatización encubierta, donde el primer paso se estaría dando con la cesión de cobranza de las cuotas de las viviendas, para que desde la entidad crediticia con el logo del “doradito”, se ejecute sin miramientos las hipotecas que bien podrían dejar sin casa a centenares de correntinos que ya están casi en la línea de la indigencia.

Con la tecnología de Blogger.